¿POR QUÉ NO SE ENCIENDE UN RADIADOR?


En pleno invierno no hay una pesadilla más grande relacionada con la calefacción en el hogar que la calefacción central no funcione o que no se enciende un radiador, ¿qué puede estar pasando? Antes que nada, que no cunda el pánico, intenta volverlo a poner en funcionamiento y si no toma nota de estos consejos…

Cuando te das cuenta de que en invierno el calor no está saliendo del radiador, es muy fácil y hasta lógico, entrar en pánico y empezar a preocuparte de que haya problemas mayores en la calefacción de tu casa. Si encima este problema se sucede también por las noches o durante jornadas seguidas los días más fríos del año puede resultar desesperante.

Debes comprobar si todos los radiadores de casa no calientan y que no se trata solo de uno en cuestión. Si ninguno calienta el problema podría ser de mayor envergadura. Para comprobarlo hasta con pasar la mano por la parte superior del radiador para asegurarte de cuales calientan y cuáles no.

¿Por qué no se enciende un radiador?

Puedes parecer algo obvio pero comprueba primero si está la calefacción encendida. De hecho te sorprenderías con qué frecuencia puede darse esto, además de que es un buen punto de partida. Ahora comprueba otra cosa, ¿está encendida la luz piloto de la caldera o está funcionando mal? ¿Sale agua caliente saliendo de los grifos?

Si tienes una caldera combinada o un sistema de calefacción central de alta presión, podría ser simplemente que la presión en el sistema haya caído y la caldera se haya apagado. Verifica que la presión esté en el rango especificado en el manual de instrucciones de la caldera y, si es necesario, rellénala de agua.

Si tu caldera está encendida y el medidor de presión parece estar en el lugar correcto, pero no estás obteniendo agua caliente ni calor en radiadores, es probable que tengas que llamar a profesionales para que los revisen tan pronto como puedan.

Otra de las opciones es purgar o sangrar los radiadores. Si ves que tu radiador está caliente en la parte inferior pero frío en la parte superior, generalmente esta una señal de que necesita una purga.  Esto puede suceder a menudo en sistemas antiguos y es una señal de que el aire atrapado en el interior impide que el agua caliente llegue a cada parte del aparato y lo caliente.

Si no se enciende un radiador, límpialo.

No se trata de limpiar el exterior del radiador, que por estética e higiene también, si sientes la superficie de un radiador y notas que está caliente en la parte superior y fresco en la parte inferior, podría ser una acumulación de materiales corroídos en el interior lo que está causando el problema y por ello es imprescindible limpiarlo.

Apaga tu calefacción y espera a que se enfríe todo. Cierra la “válvula de bloqueo” para que puedas retirar tu radiador de la pared. Retira la “válvula termostática del radiador” y abre la válvula de purga con la llave del radiador. Retira el radiador de la pared y vacía el contenido en un cubo. Saca el radiador del exterior y limpiar con agua a través de cada una de las entradas / salidas.

Como es lógico, saldrá agua sucia de tu radiador así que asegúrate de tener toallas o recipientes y cubetas alrededor para proteger tu suelo. Pero ojo, puede ocurrir que toda la superficie del radiador esté fría como una piedra. Aquí el problema podría estar en la válvula termostática. En cualquier caso, si el problema persiste avisa a profesionales que te ayuden. ¡No pases frío innecesariamente!

Abrir chat